Food Service
  • Inicio

Rohan Marley: “Chile es la joya de Marley Coffee, mi mercado número uno”

Rohan Marley: “Chile es la joya de Marley Coffee, mi mercado número uno”

El séptimo hijo de Bob Marley repasa —en exclusiva— su historia como emprendedor del café, que pasó de vender en ferias artesanales a obtener ingresos por US$ 13 millones anuales. Destaca el trabajo que la familia Lasen ha hecho en Chile, matriz de la marca para Latinoamérica.

La cosmovisión Rastafari y el legado de su padre han marcado las empresas y la vida de Rohan Marley (51). Es el séptimo de los 13 hijos de Bob Marley, y casi el único que no se dedicó a la música.
Desde su casa en Miami, Rohan Anthony Marley conversó de manera exclusiva con ‘El Mercurio’ —telemáticamente— sobre su vida y el futuro de Marley Coffee, su empresa que pasó de vender café en ferias artesanales a tener ingresos por US$ 13 millones anuales. Hombre de ‘vocación universal’, según su autodefinición, espera llegar a través del café a todos los rincones del mundo.
Su aventura empresarial comenzó en 1999, cuando compró un terreno en Blue Mountains, Jamaica, país donde creció.
El terreno contaba con plantaciones de café, y lo adquirió con los US$ 200.000 recibidos gracias a un acuerdo de publicación de derechos de la familia Marley. ‘Escuché que había un terreno disponible, tenía el dinero y pensé echarle un vistazo. Nunca había visto algo así, con un paisaje y un río tan grande aún no descubierto’, explica.
Pero la emoción duró poco. No sabía qué hacer con esa tierra, sintió miedo y reflexionó: ‘¿Acabo de regalar todo mi dinero solo porque me gustó el terreno?’.
En el lugar había granjeros que se dedicaban al café, y llevaban dos años y medio sin sueldo, pero confiaban en él por ser miembro de la familia Marley. Le comentaron que se habían dedicado al café de manera artesanal, así decidió continuar el giro.
La primera oficina de la empresa la instaló en el museo de Bob Marley en Jamaica. Y como la producción era mínima, no pudo recibir licencias para exportación ni le permitieron formar parte de los industriales del café.
Siete años le tomó formar una de las primeras granjas orgánicas de Jamaica, libre de productos químicos, siguiendo los preceptos de la religiosidad Rastafari.
Rohan Marley estudió en EE.UU. y allí se dedicó al deporte. Pensó que en eso estaba su futuro; en equipos de fútbol norteamericanos y también en Escocia.
En 2004 se mudó a Los Angeles, pensando iniciar una empresa de ropa y entrenar en el equipo de la MLS Los Angeles Galaxy. Su hermano Ziggy Marley —músico reggae— le prestó los US$ 8.000 que necesitaba para lanzar su colección de ropa, pero lo obligó a decidir: ‘¿Fútbol o negocios? Tienes que tomar una decisión’, le dijo.
El nacimiento de Marley Coffee
‘En Etiopía encontré la raíz de todo. En 2000 conocí a un hombre realmente santo, un ermitaño. Estábamos en una montaña junto a unos monjes que tostaban café. Él tomó un grano y me lo arrojó. Yo tenía la tierra en Jamaica hacía un año, y no sabía nada de café, y él me dijo: ‘Es tu futuro negocio”, cuenta Rohan.
‘Volví a hablar con un inversionista que quería ayudarme con el negocio del café. Dije, ¿sabes quién es mi padre? Él dijo: Bob Marley. ¿Sabes que mi padre es un hombre universal? Sí. Yo también soy universal. Olvídate de tener que acudir a la industria cafetera jamaicana, vamos a construir nuestra propia empresa de café’.
Aunque admite que el café nunca fue parte de la cultura jamaicana. ‘Siempre tomábamos té. Todos en Jamaica beben por la mañana té. Veía a mi abuela que tomaba café instantáneo, el único que había’.
En 2007, Rohan volvió a Etiopía a una celebración Rastafari y decidió mudarse a África. Eligió Etiopía para cultivar los granos y desde allí exportarlos al mundo. ‘Voy a buscar café en el lugar de nacimiento de Rastafari, de la civilización, y, lo más importante, del café’, explica.
Las canciones de su papá aportaron su nombre a los tipos de café que producen.
¿Emprender con café fue fortuito?
‘Sabía que tenía algo dentro de mí para compartir. Pensé: No canto, entonces, ¿cómo comparto mi amor por la vida? Trabajé en crear una extensión de mí mismo sobre la cual construir como lo hizo mi padre, siendo un emprendedor y usando el café como vehículo.
Pudimos crear algo que se volvió tan grande, que nos ha permitido ayudar a la gente, cultivado en base a agricultura sostenible en Jamaica.
El café es ahora mi vida. Aunque nunca lo fui, tuve que convertirme en un bebedor de café y probarlo, porque me importa lo que le doy a la gente. Bebo nuestro café, porque es el único en el mercado que sabe bien’.
¿Cuál ha sido su mayor desafío?
‘Fue difícil crear algo desde cero, sin tener dinero. Tuve que iniciar una empresa en base a tarjetas de crédito.
Otro gran desafío fue asegurarme de mantener mi integridad, y el propósito de por qué comencé en esto. Marley es una extensión de la música, intenta mostrar eso y demostrar que es un legado. Hacer que la gente creyera y confiara en algo creado de la nada, fue mi desafío.
Recuerdo haber empezado en ferias comerciales donde tenía una cajita de cartón y una fila de personas, y corría a la llave para traer agua y hacer el café. Nadie nos ayudaba, solo mi amigo y yo.
Empezamos vendiendo US$ 3.000, el primer año. US$ 8.000 el segundo y luego subimos a US$ 100.000, US$ 3 millones, US$ 6 millones, y finalmente conseguí vender US$ 13 millones. Hoy estamos en 13.000 tiendas en Norteamérica’.

Fuente: Mario, Catalina , Roberto y Francisco Lasen. Imagen (La Tercera)

Chile: el mercado más importante
La marca Marley Coffee llegó a Chile en 2012. La familia Lasen —sociedad que componen los hermanos Roberto, Francisco y Catalina— tiene la licencia exclusiva para desarrollarlo en América Latina.
Actualmente cuentan con 11 locales en distintos formatos, y esperan terminar el 2023 con 15 tiendas. Tienen, además, centros de distribución en Santiago, Concepción y Antofagasta.
Dentro de sus canales de venta hoy se cuentan puntos en tiendas de conveniencia, horeca (hoteles, restaurantes, cafeterías), office coffee service, retail, supermercados, e-commerce y tiendas propias. En sus planes están la creación y salida al mercado de la línea de chocolates Marley.
Rohan Marley describe el primer acercamiento de Roberto Lasen como una ‘confusión espeluznante’. ‘Un día recibí un mensaje de un chico (Roberto), y me dice, ¿realmente eres Rohan Marley? Pensé, ¿quién se cree este tipo? Y le respondí, no escribas nunca más a mi teléfono’.
Luego de una serie de disculpas, Lasen le comentó que era chileno y que les encantaría conocerlo. Roberto y Francisco Lasen lo visitaron en Jamaica, en su oficina construida al aire libre.
‘Queremos ser los que traigan Marley Coffee a Chile’, le dijeron. Y les dieron la licencia de Marley en 2011.
¿Cómo ha funcionado la marca en Chile?, ¿ha cumplido sus expectativas?
‘Ha funcionado genial. Cuando viajé a Chile vi lo que habían hecho, un trabajo absolutamente fenomenal. Son un ejemplo de lo que es mi café. Estoy muy feliz por lo que han hecho. Realmente están tomando la marca y poniéndola en la historia, ahora Chile es mi mercado número uno, la joya de Marley Coffee. Aquí se hizo el negocio en la forma correcta y manteniendo el legado de mi familia.
Estos muchachos tenían pasión, amaban a mi padre y son buenas personas. Ahora tienen todas las licencias de mi café para América Latina’.
¿Cómo proyecta la expansión y futuro de la empresa?
‘Veo el futuro como una sola gran empresa, que reúna a chilenos, jamaicanos, estadounidenses, europeos, todos trabajando juntos en un ecosistema global.
Establecerme a la cabeza de esta empresa y ser el portavoz de mi café nuevamente, porque tomé asiento y dejé que estos muchachos lo desarrollaran. Ahora que lo han hecho, estoy listo para volver a ser el presidente y fundador de mi café. Seguiremos creando empleos y apoyando a la gente que vive y alimenta a sus familias gracias a nuestra visión’.
¿Qué hace diferente a Marley Coffee?
Me aseguré de obtener los mejores granos, de manera orgánica y con una alianza de comercio justo. Esto se ve en cómo tratamos a nuestros agricultores, a los consumidores y a las personas que nos ayudan a crecer. Lo más importante es nuestro propósito. Sabemos que la energía que entra hace que las cosas salgan bien, porque somos alquimistas.
Nuestra vibración es la correcta, cuando miras la bolsa de café Marley sientes el amor que mi familia ha dado a este mundo, mi padre, mis hermanos y hermanas; y ese espíritu te da esa euforia del amor que vas a recibir de este producto’.
¿Qué espacio ve para seguir creciendo en un mercado tan competitivo?
‘Siempre hay espacio. Ahora que tenemos Jamaica Blue Mountain en funcionamiento nuevamente, mi objetivo es unir a chilenos y jamaicanos para que podamos tener estos granos en todo el mundo’.
¿Qué consejo les daría a otros que quieren emprender?
‘Mantén tu visión. Cada paso que des orientado hacia esa visión, es avance. Ese viaje es tu historia. Tienes que contar la historia de cómo llegaste a donde estás, y la única manera es permanecer en ella. La gente conectará emocionalmente contigo si sabe lo que has pasado y se dará cuenta de que amas lo que estás haciendo.
La clave está en la consistencia. Si escribieras algunos párrafos todos los días, a fin del año seguramente tendrás un libro’.

Fuente: Guillermo V. Acevedo El Mercurio

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
Escrito por:
AOA Chile
SEGUIR EN REDES SOCIALES
Newsltter